Linares

 Municipio de la provincia de Jaén, al pie de Sierra Morena, el segundo en población después de la capital. Tradicionalmente industrial y minero, su término abarca unas 20.000 hectáreas de tierra dedicada fundamentalmente al olivar, con algo de cereal, recursos cinegéticos, y ganaderías de lidia que aprovechan las zonas de dehesa.

Los ríos Guadalimar y Guadiel en su curso hacia el Guadalquivir nos rodean y delimitan el término.

Los orígenes de Linares se remontan a la ciudad íbera de Cástulo, capital de la Oretania, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Andalucía. Por aquí transitó Aníbal con sus elefantes en el siglo III a.de C. y tomó como esposa a la princesa Himilce, hija del Rey Mucro, para sellar la alianza entre Oretania y Cartago. Más tarde, fue un enclave romano que contaba con el último puerto navegable del Guadalquivir. El Mosaico de los Amores, recientemente descubierto, es una joya arqueológica perfectamente conservada, que habla de la suntuosidad y riqueza de las villas romanas de Cástulo. Ya en aquella época se explotaban los recursos minerales que le dieron su importancia comercial, que unida a una situación geográfica privilegiada de orografía suave fácilmente defendible, hizo que fuera el nudo de comunicaciones que ha continuado siendo hasta nuestros días.

Nuestras minas de plomo y plata han sido motor económico durante siglos. Cuando se dejaron de explotar, la industria nos impulsó como ciudad moderna.

Las ganaderías de toro bravo de nuestra comarca, la tradición taurina, Manolete, Palomo Linares y la famosa Feria Taurina de San Agustín nos han permitido también ser conocidos internacionalmente.

Ciudad cultural, con figuras de la música como Andrés Segovia, Francisco Guerrero Marín, Raphael y Carmen Linares y las nuevas generaciones que toman el relevo con artistas importantes como el grafitero Belin o la actriz Natalia Molina.

Ciudad cofrade, donde gran parte de la población pertenece a alguna Hermandad y viven por y para la Semana Santa, declarada de interés turístico.

Ciudad universitaria de pleno derecho con un flamante Campus Científico-Tecnológico, la Escuela Politécnica lleva formando ingenieros desde principios del siglo XX, más antigua que muchas Universidades españolas.

Los linarenses somos un pueblo diverso, en nuestro ADN han participado diferentes nacionalidades y culturas, que han llegado a esta tierra en busca de una vida mejor. Quizá sea este el motivo de la intensa vida social y de nuestra

“cultura de la tapa” como seña gastronómica que sorprende a quien viene a visitarnos por primera vez.

Muy marcados por nuestra historia, estamos orgullosos de nuestro pasado y no renunciamos a un futuro en el que nos vemos obligados a reinventarnos continuamente. El linarense se adapta al vaivén de las circunstancias y es emprendedor, siempre innovando para seguir siendo la ciudad importante que fuimos.

Arqueología, Historia, minería, naturaleza, industria, aceite, comercio, universidad, cultura, arte y tauromaquia, es lo que ofrece Linares al mundo. Heredad de La Añoreta quiere contribuir a la riqueza de la zona potenciando la cultura del olivar y el oleoturismo.